Noticias

20 de julio de 2016

Saesa instala red eléctrica en el observatorio más grande del mundo

Una obras inédita en el norte del país -en cuanto a transmisión eléctrica- la lleva a cabo la empresa Saesa en pleno desierto de Atacama. Se trata de un proyecto que proveerá de energía a las instalaciones del actual observatorio astronómico Paranal y al futuro observatorio Armazones.

Las obras tienen una inversión de 18 millones de dólares y contemplan la construcción de una línea de transmisión para 66 mil voltios que tiene 50 kilómetros de extensión y dos subestaciones que abastecerán a cada uno de los observatorios, que corresponden al parque astronómico más grande del mundo, con una superficie de 1.270 metros cuadrados.

La firma eléctrica, cuya gerencia general opera en Osorno, aplicó sus 90 años de experiencia en el rubro y que actualmente alimenta de energía eléctrica a 800 mil hogares en ocho regiones del país decidió extender su cobertura hacia el norte, instalando líneas de transmisión de electricidad para canalizar la energía producida en la zona, que es transmitida hasta el sistema interconectado central para llegar a todo el país.

Experiencia en terreno

Francisco Alliende, gerente general de Saesa, explicó que esta firma fue elegida por el equipo de European Southern Observatory (ESO), organización a la que pertenecen los observatorios, porque sus necesidades requerían de una empresa con experiencia en proyectos de alta complejidad, como lo es atravesar el desierto para poder llegar a los observatorios.

En este caso Saesa ya se encontraba partiendo con otras iniciativas en el norte de Chile, a lo que se sumaba el trabajo realizado por décadas donde se ha debido enfrentar condiciones climas extremas del sur, además de la salinidad que hay en localidades costeras que carcome con mayor rapidez los metales, condición que está presente en el desierto.

"Para nosotros este proyecto tiene un valor muy especial, y es el poder decir que con nuestra energía vamos a abrir los ojos al mundo con lo que se vaya descubriendo en estos dos grandes observatorios", expresó Alliende.

Este proyecto, señaló el gerente general, forma parte del compromiso de la empresa con el desarrollo del país y estará también conectado al sistema interconectado central, que atraviesa todo el país.

Desde el punto de vista técnico, se trata de una línea de transmisión de 66 mil voltios, que son muy parecidas a las existentes en la zona sur, pero que en este caso cruzan el desierto, por lo que el nivel de complejidad en la construcción es muy similar, lo que significó que la empresa se adaptó bien a las garantías exigidas por los europeos como son los tiempos, ya que se terminará de construir un año antes de lo estipulado.

Europeos

Roberto Tamai es el gerente de programación del European Extremely Large Telescope o Telescopio Europeo Extremadamente Grande (E-ELT) y explicó que luego de una larga búsqueda de empresas que pudieran abordar este desafío, Saesa fue la única en aceptarlo.

"Afortunadamente para nosotros Saesa tuvo interés en nuestro proyecto y decidieron traer la línea eléctrica para nuestro observatorio", manifestó Tamai.

Sobre los tiempos de construcción, el gerente del proyecto astronómico explicó que la obra comenzó a mediados del 2014 y se espera concluirla en la mitad del próximo.

Proyecto mayor

Alliende explicó que hoy este tipo de empresas deben cumplir con una responsabilidad social y dadas las actuales condiciones del país necesita, además de poder competir con otros.

Para ello en Chile se necesita una red de transmisión de electricidad que sea más robusta que permita aprovechar la energía que se genera de distintas maneras, como por ejemplo la solar que se produce en el norte y que actualmente se pierde por no contar con una red de transmisión.

El gerente general explicó que es por ello que surgió la necesidad de reforzar la red de transmisión del norte del país y con ello se aprovechan mejor las distintas fuentes de energía y eso se traduce en una reducción en las tarifas que se les cobra a los usuarios de la energía.

Agregó que hace dos años el panorama era muy diferente porque costaba mucho que una compañía firmara un contrato a largo plazo, ya que los valores eran muy altos, pero hoy éstos han bajado y ello se debe a que la energía solar del norte se podrá vender ya que se cuenta con la red de transmisión para que llegue a los hogares.

"Esto es como una carretera, cuando es de una vía simple no se sabe cuánto se va a demorar, pero hoy día se construye lo equivalente a una autopista y esto permite saber sobre la forma de poder evacuar la electricidad", explicó Alliende.

El origen de porqué la empresa decidió lanzarse con proyectos en el norte del país está en su experiencia en construir y administrar redes, sin importar donde, ya que la realidad geográfica del sur en la que ha operado la empresa desde sus inicios es de suma complejidad, a lo que la empresa supo sortear estos obstáculos, logrando mejorar sosteniblemente en el tiempo la entrega de energía.

Reducir pérdida

Así es como se está aplicando esta experiencia en el norte del país y, con ello, hace algunos meses se dejó de perder la energía eléctrica solar en el norte.

"¿Cómo puedo estar quemando petróleo o carbón en la zona sur y al mismo tiempo perder energía solar en el norte?", fue el cuestionamiento que hizo el gerente y en el que la empresa basó su decisión.

Así que el primer proyecto de energía troncal entre Diego de Almagro y Cardone, en la Segunda Región, permitió conectar todo un parque solar que se estaba perdiendo, por lo que hoy hay una cantidad importante de energía solar que se vende en el sistema a los hogares del país.

"Es por eso que nos fuimos al norte, porque creemos que hay un potencial de inversiones que hace más eficiente el sistema, hace que haya más energía en Chile y así los precios bajan y se traduce en una mejor tarifa para nuestros clientes".

La lógica de tener una red de transmisión de gran potencia concretamente hace que la energía del norte pueda llegar hacia el sur y, a la vez, cuando se producen las grandes lluvias en el sur, esa energía también puede llegar al norte.

EL MAYOR PARQUE ASTRONÓMICO DEL MUNDO

Paranal está situado unos 130 kilómetros al sur de Antofagasta, 12 kilómetros hacia el interior desde la costa del Pacífico, en una de las áreas más secas del mundo. Funciona desde 1999 y han dado como resultado varios programas de investigación altamente exitosos. El próximo paso es la concreción del telescopio Europeo Óptico Infrarrojo Extremadamente Grande, E-ELT, que cuenta con un espejo primario de 39 metros. El E-ELT será el mayor ojo del mundo para observar el cielo, que afrontará varias de las preguntas de la astronomía que aún están sin resolver.

90 añosde existencia tiene la compañía de electricidad Saesa, que por su experiencia en climas extremos del sur adoptó los desafíos que implica el expandirse hacia la zona norte.

800 milclientes tiene Saesa, la que presta servicios entre las regiones del Bío Bío hasta Aysén y actualmente cuenta con proyectos también en la zona central.

2 observatoriosposee actualmente ESO en Chile, que son La Silla y Paranal, a los que se sumará el tercero de ellos que es Armazones, siendo estos dos últimos alimentados por la red de Saesa.

Fuente: http://www.australosorno.cl/impresa/2016/07/20/full/cuerpo-principal/2/

Noticias relacionadas

Grupo Saesa: Inician expansión al norte del país

15 de marzo de 2016

Grupo Saesa: Inician expansión al norte del país

Luego de décadas abasteciendo con éxito a buena parte de la zona sur del país, la empresa está iniciando su expansión en la construcción y operación de proyectos troncales en las zonas norte y centro del país.